Revenue Management y Pricing Strategy son iniciativas que contemplan a los competidores y deben incorporarse para maximizar los ingresos de la organización. Se basan en considerar información del mercado, así como información precisa de costos para determinar márgenes reales de productos incluso segmentando por región, cliente o canal. Deben involucrarse todos los costos que incurren en un punto de venta para llegar a la rentabilidad real granular. El objetivo de estas iniciativas es determinar márgenes y estrategias que permiten definir una estructura de precios que puede resultar en incrementos importantes en la rentabilidad. El Activity-Based Costing o Costeo Basado en actividades provee de la información precisa para estos procesos ya que da una enorme visibilidad de los costos, y sobre todo, de los márgenes que genera cada cliente y producto. Ayuda a identificar en donde se gana dinero y en dónde se está perdiendo. Esta gran ventaja permite fundamentar el crecimiento en volumen e ingresos por producto y por cliente con un enfoque hacia maximizar los márgenes en la organización, definiendo, además, a qué clientes se deben dar mayores elementos de servicio. Para realizar pricing strategy, existen diferentes métodos. Debe seleccionarse el más adecuado para cada tipo de organización. Debe revisarse continuamente ya que la competencia con seguridad reacciona ante cambios en los precios.