El EVA (de acuerdo con Stern Stewart & Co. y los principios de Value Based Management) ó Utilidad Economica incorpora al costo de los productos o servicios el costo real de los inventarios, el costo de la inversión en equipos especializados y el costo del capital involucrado en el “financiamiento” de las cuentas por pagaren los términos de pago vs. las cuentas por cobrar (capital de trabajo). Cuando el Activity-Based Costing involucra todos los conceptos del costo de capital invertido en el negocio (es decir, incluye el EVA), genera es una medida correcta de la rentabilidad de los clientes. De acuerdo con las últimas metodologías de costeo, el costo de capital o costo financiero, es un costo que debe incluirse para determinar el costo total del producto, ya que representa capitar invertido en activo fijo y capital de trabajo que tiene un costo y debe recuperarse al tener una rentabilidad sobre el producto. El costo de capital es, como tal, un costo, el cual debe asignarse a clientes y productos en base a qué tanto consume cada uno de ellos: clientes, productos, regiones de venta. El costo de capital para el cálculo del EVA puede desgosarse según la ubicación donde se consume ese costo, ejemplo: costo de capital de producción, costo de capital de distribución y ventas, costo de capital operativo. El costo de capital se calcula en función al costo ponderado de las fuentes de financiamiento, las cuales pueden ser deuda o accionistas. La deuda tiene una tasa de interés y el accionista busca un premio sobre su inversión, vs. el mercado.