Los costos fijos son aquellos que la empresa debe pagar independientemente de su nivel de operación. Es una salida de dinero que debe realizar la organización al tener elevados volúmenes de producción o bien bajos volúmenes de produccion. Algunos ejemplos, son los arrendamientos, sueldos y salarios del personal contratado, algunos servicios de mantenimiento, servicios públicos, seguros, depreciaciones, entre otros. Los costos fijos representan un verdadero problema  para las empresas, especialmente cuando los ingresos o volúmenes de venta se reducen. Es por eso que las organizaciones buscan disminuir en la mayor medida posible sus costos fijos como una forma de abatir los cambios en los niveles de venta e ingreso y sobre todo para evitar pérdidas.